sábado, 28 de enero de 2012




 Hey amor:
                 Todavía me acuerdo de aquel día de invierno cuando nos conocimos. Esa timidez en tu cara que provocaba cierta ternura que no fue muy notable para mi ya que en ese entonces me interesé por uno de tus amigos, quien con el tiempo me dejó de importar ya que sólo me atraía físicamente.
 Vos, vos en cambio fuiste siempre tan especial... Hiciste que cada momento fuera único y ciertamente te admiro por eso. 
 En ese entonces viste mis ojos centrándose en alguien más pero aún así lo intentaste. Gracias amor, gracias por haberlo intentado.
 Y si hoy no estuviera yo acá llorando de felicidad por lo que acabamos de hablar, aún así te lo agradecería de todos modos.
 Porque me enseñaste muchas cosas, me enseñaste más que cualquier otro chico con el que podría haber estado, por eso nunca dejé de amarte incondicionalmente. A pesar de que muchas veces también te odiaba por tu insensibilidad ,que sigo pensando que tenés, NUNCA dejé de amarte. 
 Voy a agradecer cada lágrima derramada, cada pedazo de mis sueños que parecían estarse derrumbando. Cada beso, cada mirada, cada palabra, cada gesto, cada aroma, cada lugar por donde caminamos juntos, cada risa, y por sobre todo cada una de las veces que ''reaparecías'' después de haber estado incomunicados por mucho tiempo. Volvías y teníamos esas charlas cortas que provocaban horas de emoción en mí.
 Voy a agradecer hoy, el simple hecho de haberte conocido, más allá de si esto funciona o no, quisiera decirte que siempre que se trató de vos el tiempo sirvió de algo... Nunca perdí el tiempo; incluso cada una de las veces que lloré por extrañarte... me hicieron un poquito más fuerte...
 Hey amor! no me olvides cuando esto termine. Quisiera que sepas que te amo. Pero el orgullo aún no se va.  Paciencia. 
                                    
                                                                                                                                        Pandora loves you...

sábado, 21 de enero de 2012

TENGO gravedad cero.

 Emprendiendo un hermoso viaje desafiante ante la gravedad, desafiante ante las leyes naturales y permitiéndome, aveces, olvidar mis problemas y otras veces destacándolos más aún de lo habitual.
 Subo a ese tren, que me llevará a un corto pero estupendo viaje sobrenatural.
 Veo desdé adentro de este cálido transporte como todo se vuelve bueno, como lo gris se vuelve de color y las lágrimas sonrisas. Como la soledad ya no es notable aunque siga allí.
 Al llegar a LA GRAVEDAD CERO miro desde arriba las felices nubes de colores, aquellas que veía cuando estaba en sus brazos, y me acuerdo de él... pero mágicamente desaparece cuando me acuerdo de algo más.
 Cualquier cosa que vea se vuelve interesante, y ESO es lo bueno de la gravedad cero, que aunque todo lo que habitaba en mi cabeza sigue ahí ya no es importante. NADA LO ES.

 Encuentro la gravedad cero sin tener que subirme a este blanco tren que se pinta en tonos sepia en el transcurso del viaje. Encuentro la gravedad cero estando con mis mejores amigos, estando con quienes más amo, estando sola y feliz. La gravedad cero está siempre que queramos verla, siempre que estemos dispuestos a volar...

viernes, 13 de enero de 2012

Vida después de la muerte, puedo no necesitarte... o sí

No se como se supone que vamos a morir, quisiera morir dormida y no darme cuanta cuando ya esté muerta. Me gustaría que el estar muerta se sienta como dormir para siempre, que pasen las cosas que más quiero, sería tan hermoso...
 Imagino que el estar soñando eternamente sin despertar jamás se sentiría como estar despierto (vivo), pero me gustaría tener la capacidad de cambiar ese eterno sueño cuando y como quiera. Todo sería fácil pero sólo si queremos, las cosas se podrían complicar si así lo deseáramos.
 Lo que me gusta de soñar es que nuestra imaginación puede volar libre y muchas veces aunque nosotros inventemos lo que nos valla a suceder puede hasta llegar a sorprendernos, por lo menos a mí me pasó varias veces... Sueños inesperados, pero que igualmente siempre terminaron de la mejor forma aunque no siempre es un final feliz. Me gustan los finales tristes, me gustan las cosas realistas pero a la vez me encanta que las cosas para nada reales lo parezcan...
 Cuando digo ''cosas irreales que parezcan reales'' me refiero a cosas extraordinariamente fuera de lo común, fantasiosas e inesperadas pero a la vez muy creíbles como por ejemplo, las películas de terror, aunque sabemos que es imposible creemos que sí nos pueden llegar a pasar una serie de cosas altamente alucinantes.
 Quiero vivir en un SUEÑO después de morir quiero ser la protagonista y ''el director'' de mi propia película y verla desde adentro, quiero que tenga todo lo que considero que tiene que tener para que, para mí, sea la película PERFECTA, la vida emocionante que todos queremos pero después de la muerte.
 Sé que es bastante probable que cuando me muera no pase nada después, quede mi cuerpo bajo la tierra (o el mar, o donde sea) llenándose de gusanos y mi alma desaparezca, se que es lo más creíble pero quiero suponer que no y vivir la vida esperando morir y seguir viviendo después...

De cualquier forma, quiero morir feliz, para no arrepentirme de nada cuando posiblemente  me desilusione al ver que no hay vida después de la muerte. Quiero morir al lado de la persona que más ame en ese momento.
 Si mi amor por ESA persona siguiera vigente para ese entonces, me encantaría sentir como el planeta explota mientras yo estoy entre sus brazos, me encantaría morir creyendo que estoy a salvo mientras esté con él, me encantaría por sobre todas las cosas ver desde ''el más allá'' después de siglos mis huesos y sus huesos juntos, abrazados y aún amándose entre los restos del planeta que queden después del fin. Así entonces no necesitaría de una segunda vida...

Aclaro que no creo en que en el 2012 valla a ser el fin del mundo y MUCHO MENOS morir justamente entre sus brazos.
 (sí, por ahora sigue estando él en cualquier cosa que escriba pero en algún momento va a dejar de estar... espero)