sábado, 21 de enero de 2012

TENGO gravedad cero.

 Emprendiendo un hermoso viaje desafiante ante la gravedad, desafiante ante las leyes naturales y permitiéndome, aveces, olvidar mis problemas y otras veces destacándolos más aún de lo habitual.
 Subo a ese tren, que me llevará a un corto pero estupendo viaje sobrenatural.
 Veo desdé adentro de este cálido transporte como todo se vuelve bueno, como lo gris se vuelve de color y las lágrimas sonrisas. Como la soledad ya no es notable aunque siga allí.
 Al llegar a LA GRAVEDAD CERO miro desde arriba las felices nubes de colores, aquellas que veía cuando estaba en sus brazos, y me acuerdo de él... pero mágicamente desaparece cuando me acuerdo de algo más.
 Cualquier cosa que vea se vuelve interesante, y ESO es lo bueno de la gravedad cero, que aunque todo lo que habitaba en mi cabeza sigue ahí ya no es importante. NADA LO ES.

 Encuentro la gravedad cero sin tener que subirme a este blanco tren que se pinta en tonos sepia en el transcurso del viaje. Encuentro la gravedad cero estando con mis mejores amigos, estando con quienes más amo, estando sola y feliz. La gravedad cero está siempre que queramos verla, siempre que estemos dispuestos a volar...

1 comentario:

IA dijo...

Holaa, me gusta mucho tu blog, es muy original!
Pasate por el mio gracias :)
http://momentosqueteatrapan.blogspot.com/

Publicar un comentario