martes, 6 de marzo de 2012

 Sentada hace no mucho en el cordón de una vereda, no se muy bien en realidad donde estoy, veo como la gente pasa. Observo y pienso.
 El tiempo parece no pasar para mí, sin embargo la gente camina cada vez más rápido. Es increíble como siempre todo gira en torno al reloj, como nos dejamos dominar por esa maquina que parece estar siempre controlando nuestras acciones.
 A pesar de eso, no veo que me afecte en lo personal en este momento pero si me sentí presionada muchas veces por el reloj.
 Maldito aparato, te odio y te obedezco. Pero sólo porque la multitud te obedece. Hay veces en las que si intentamos apartarnos de la sociedad nos termina yendo peor de lo que debería.
 Intentando entender la razón por la cual somos tan dependientes del tiempo y preguntándome si en verdad es necesario, más allá de ser lo que sistemáticamente se necesita para obtener un cierto ''control social''. Vigorizo mis reflecciones alimentando mi cerebro con THC nuevamente. Más preguntas invaden mi mente y nuevas respuestas son deducidas a partir de conocimientos propios, creando mis propios fundamentos para justificar la existencia de miles de hechos referidos al sistema.
Veo así como la tierra se alimenta de la luz, quedando yo y mi alma en la profundidad de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario