domingo, 22 de abril de 2012

Era la luz que iluminaba un bosque repleto de nada, vacío por completo para mí exceptuando su presencia.
 Yo era la nada que se escondía al fondo. En la obscuridad de aquel bosque iluminado;  no era nada en su mundo...
 Él es el sol que ilumina los días y la luna que gobierna las noches. Yo soy una nube más.
 Ni demasiado ebria ni demasiado contaminada. Aunque bastante ebria y sí, era mucho el humo. Pero nunca desbordó.
 Y mi lealtad no desapareció por completo, pero aquella luz la desafiaba. Tentaba a esa fidelidad que luchó por permanecer.
 Su indiferencia letal nunca fue poca, mi estupidez que crecía al notarla, tampoco.
 Mi alma lo pide a gritos, siento que me falta algo. Y es que, efectivamente, me falta él.
 Quisiera que su alma me suplicara, quisiera faltarle. Y ser más que una nube pasajera.
 Ser humo y nostalgias, alegría y placer.

Drogas en su rock and roll, rock and roll en su sexo.

1 comentario:

YoYNadieMas(: dijo...

Me encanta tu blog te sigo ! Me encantaria que te pasases por el mio y que tambien me siguieras, si te gusta claro! Muchos Beesoos ♥

Publicar un comentario